El propósito de los exámenes de detección es el diagnóstico y tratamiento oportunos. Por lo general, los exámenes de revisión se realizan a personas sin síntomas, pero que pueden tener un riesgo elevado de padecer ciertas enfermedades o condiciones.

Indicaciones sobre la detección

Se estima que 16 millones de estadounidenses tienen prediabetes . Esta condición se caracteriza por una concentración elevada de glucosa en sangre que no es lo suficientemente alta para el diagnóstico de la diabetes. Sin embargo, la condición con frecuencia progresa a diabetes tipo 2 .

A fin de detectar la prediabetes y tomar medidas para prevenir la progresión a diabetes tipo 2, la American Diabetes Association (ADA) recomienda las siguientes pautas:

  • Revisión para adultos de cualquier edad que tengan sobrepeso o estén obesos y tengan al menos uno de estos factores de riesgo:
    • Parientes de primer grado con diabetes
    • Nivel bajo de colesterol HDL (bueno) y niveles altos de triglicéridos
    • Presión arterial elevada
    • Antecedentes de diabetes durante el embarazo ( diabetes gestacional ) o tener un bebé que pese más de 4,1 kg (9 libras)
    • Tener síndrome de ovario poliquístico u otras condiciones relacionadas con la resistencia a la insulina
    • Inactividad
    • Historial de enfermedad cardiovascular
    • Pertenecer a un grupo étnico en riesgo (afroamericano, hispano, estadounidenses nativos, hispanoamericanos, estadounidenses de origen asiático o isleños del Pacífico)
    • Resultados de análisis de sangre previos que muestren una concentración de hemoglobina A1c (HbA1c) de 5,7% o más, tolerancia a la glucosa deteriorada y glucosa en ayuno deteriorada
  • Revisión para adultos a partir de 45 años, con o sin factores de riesgo
  • Revisión para niños con sobrepeso a partir de 10 años que tienen dos de los siguientes factores de riesgo:
    • Índice de masa corporal (IMC) alto para la altura y el peso del niño
    • Antecedente familiar de diabetes
    • Signos de resistencia a la insulina o tener una condición relacionada con la resistencia a la insulina
    • Origen étnico que implique mayor riesgo

Para adultos y niños, si los resultados son normales la ADA recomienda realizar la revisión nuevamente en tres años.

Exámenes de detección

Como parte del examen físico de rutina, el médico podría extraerle sangre para revisar el funcionamiento del hígado, los riñones y las funciones endocrinas, incluida la glucosa en sangre. Esta sangre se retira a cualquier hora del día, sin importar cuándo comió por última vez. Una medición de 200 miligramos por decilitro (mg/dl) [11,1 mmol/l] puede indicar diabetes. En este caso, el médico realizará exámenes adicionales para determinar si usted tiene diabetes.

Con frecuencia, el examen de glucosa en sangre también se realiza en jornadas de salud. En este caso, sólo necesitará proporcionar unas cuantas gotas de sangre de la punta del dedo, y obtendrá los resultados en unos minutos. Si los resultados indican que su nivel de glucosa sanguínea es alto, debería acudir a su médico para realizar más estudios. Sin embargo, tenga en cuenta que los resultados de una prueba realizada en una jornada de salud no son tan precisos como los estudios que realiza su médico.

Se realiza un análisis de sangre llamado HbA1c en el consultorio del médico o en un laboratorio. Mide el azúcar en sangre promedio en el transcurso de tres meses. Un resultado de 6,5 o más sugiere diabetes y requiere mayor atención.

Revision Information