Health Information

Especializarse en un deporte en la niñez no es garantía de éxito en el futuro

  • Home
  • Health Information
Especializarse en un deporte en la niñez no es garantía de éxito en el futuro

Y limitar el enfoque puede resultar en más mal que bien, advierten los investigadores

JUEVES, 10 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Algunos padres y entrenadores creen que los niños que se concentran en un deporte desde temprano aumentarán sus probabilidades de una beca universitaria o una carrera profesional. Pero un nuevo estudio arroja dudas sobre la idea.

En un estudio sobre estudiantes universitarios de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), un referente en deportes universitarios, los investigadores no hallaron evidencia de que los deportistas de la universidad iniciaran sus carreras a una edad temprana.

En lugar de ello, los deportistas universitarios se parecían mucho a sus pares que simplemente disfrutaban del deporte recreativo. Usualmente jugaban casualmente en distintos deportes en la niñez, y esperaron hasta la adolescencia para enfocar su atención en un deporte.

"La mayoría de atletas participan en varios deportes a los 6, 8 o 10 años", afirmó el Dr. John DiFiori, jefe de medicina del deporte de la Facultad de Medicina de la UCLA.

De esa forma, los niños aprenden distintas habilidades y tienen la oportunidad de descubrir qué deporte disfrutan de verdad, señaló DiFiori, que presentará los hallazgos esta semana en la reunión anual de la Sociedad Médica Americana para la Medicina de los Deportes (American Medical Society for Sports Medicine), en Nueva Orleáns.

Hay una creencia común de que los niños deben enfocarse pronto en un deporte para llegar al nivel de élite, según DiFiori.

"Creo que algunos padres se han visto influidos por ejemplos específicos y famosos, como Tiger Woods o Andre Agassi", comentó.

Pero aunque ejemplos como esos llaman la atención, la evidencia real de las investigaciones arroja otro panorama, según el Dr. Neeru Jayanthi, director médico de medicina deportiva de atención primaria de la Universidad de Loyola, en Chicago.

"Desde el punto de vista del éxito, una especialización precoz es potencialmente nociva", afirmó Jayanthi, quien no participó en el nuevo estudio.

En su propia investigación, Jayanthi halló que los niños y adolescentes que entrenan intensivamente en un solo deporte son más propensos a sufrir lesiones por uso excesivo que sus pares que tienen actividades variadas.

Según sus hallazgos, Jayanthi recomienda algunos límites para la participación de los niños en el deporte. Una sugerencia es que la cantidad de tiempo que un niño pasa en deportes organizados no debería ser más del doble del tiempo dedicado al juego y al ejercicio no estructurados.

"Creemos que jugar por diversión en realidad protege de las lesiones", señaló Jayanthi.

Explicó que hacer actividades variadas, lo que incluye el "juego libre", permite a los niños desarrollar habilidades y capacidades físicas que pueden ayudarles a la larga.

Los hallazgos actuales se basan en 296 deportistas estudiantiles de la UCLA que participaban en 22 deportes, y en 164 estudiantes que no estaban en deportes de élite, pero que eran activos y jugaban deportes para divertirse. En general, el equipo de DiFiori halló que ambos grupos comenzaron a jugar en deportes organizados más o menos a la misma edad, en general antes de los 10 años. Y los deportistas estudiantiles no eran más propensos a haber comenzado antes de los seis años.

Además, no hubo evidencia de que los deportistas estudiantiles se "especializaran" antes. Lo más común fue que se dedicaran a un solo deporte en la secundaria.

En lo que sí destacaron los deportistas fue en los antecedentes familiares. Eran más propensos que los demás estudiantes a tener un padre o un hermano que jugara un deporte en la universidad, o profesionalmente.

De los deportistas, el 43 por ciento tenían un padre que había jugado deporte universitario o profesional, frente al 8 por ciento en el grupo de comparación. Y el 28 por ciento tenían un hermano o hermana que había jugado un deporte universitario o profesional, frente al 5 por ciento de los del otro grupo, apuntó DiFiori.

Entonces, ¿significa esto que la pericia atlética se halla en los genes? No es probable, dijo DiFiori. Aunque los genes si tienen un rol en la habilidad deportiva, anotó, los hijos de padres deportistas probablemente también reciban mucho respaldo y ánimo para que practiquen deportes.

"Nada de esto significa que el entrenamiento y el enfoque no sean importantes", señaló DiFiori.

Pero presionar al niño para que se especialice en un deporte a principios de la vida no compensará una falta de genes deportivos, comentó Jayanthi, de la Loyola. Y en el peor de los casos, puede provocar daños si conduce al agotamiento o a una lesión.

DiFiori dijo que uno de los problemas de los deportes deportivos de hoy en día es el énfasis en "la competencia y en ganar", en lugar de la creación de habilidades. Pero esas habilidades, que se pueden transferir de un deporte a otro, son las que en última instancia ayudan a los niños a convertirse en mejores deportistas, aseguró.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre la prevención de las lesiones deportivas de los niños (http://www.healthychildren.org/spanish/health-issues/injuries-emergencies/sports-injuries/paginas/preventing-overuse-injuries.aspx ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: John DiFiori, M.D., chief, sports medicine, University of California, Los Angeles David Geffen School of Medicine; Neeru Jayanthi, M.D., medical director, primary care sports medicine, Loyola University Health System, Chicago; presentation, American Society of Sports Medicine annual meeting, April 5-9, New Orleans