Health Information

Selenio

Formas del Suplemento/Nombres Alternativos

  • Selenito
  • Selenometionina
  • Levadura de Selenio
  • Dióxido de Selenio

El selenio es un mineral vestigial que nuestro cuerpo ocupa para producir glutationa peroxidasa . La glutationa peroxidasa es parte del sistema de defensa antioxidante del cuerpo; éste funciona con la vitamina E para proteger las membranas de las células del daño causado por substancias peligrosas que se presentan de forma natural conocidas como radicales libres.

China tiene índices muy bajos de cáncer de colon, presumiblemente debido a la dieta baja en grasas de la nación. Sin embargo, en algunas partes del China donde el suelo es reducido en selenio, la incidencia de varios tipos de cáncer es mucho más alta que en el resto del país. Este hecho ha generado una teoría en la cual la deficiencia de selenio es una causa común de cáncer y que los complementos de selenio pueden reducir este riesgo.

Como veremos, existe alguna evidencia de que los complementos de selenio pueden proporcionar protección contra varios tipos de cáncer, pero esto no es definitivo.

Requerimientos/Fuentes

Las recomendaciones oficiales de Estados Unidos y de Canadá para la ingesta diaria de selenio son las siguientes:

  • Bebés de 0 a 6 meses, 15 mcg De 7 a 12 meses, 20 mcg
  • Niños de 1 a 3 años, 20 mcg De 4 a 8 años, 30 mcg De 9 a 13 años, 40 mcg
  • Hombres y mujeres de 14 años y mayores, 55 mcg
  • Mujeres embarazadas, 60 mcg
  • Mujeres amamantando, 70 mcg

El contenido de selenio de la comida varía dependiendo del contenido de selenio del suelo en el cual ésta fue cultivada. Los estudios sugieren que muchas personas en ciertos de países desarrollados, incluyendo Nueva Zelanda, Bélgica y Escandinavia, no obtienen suficiente selenio en sus dietas. 3 - 6 Sin embargo, se cree que la mayoría de los individuos en Estados Unidos y Canadá consumen más que suficiente selenio. 46

Los alimentos que contienen cantidades significativas y confiables de selenio incluyen productos animales como la carne, mariscos y alimentos lácteos, así como granos enteros y verduras cultivadas en suelos ricos en selenio. Éstas incluyen germen de trigo, nueces (particularmente nueces de Brasil), avena, pan de trigo entero, salvado, acelga roja suiza, arroz café, nabos, ajo, cebada y jugo de naranja.

Ciertos padecimientos digestivos, tales como la enfermedad de Crohn , síndrome del intestino corto y colitis ulcerativa pueden dañar la absorción del selenio. 47 Además, los medicamentos que reducen los ácidos estomacales, tales como los inhibidores de bomba de protones o H 2 bloqueadores pueden reducir la absorción del selenio. 12

Dosis Terapéuticas

En ensayos controlados del selenio, las dosis típicas fueron de 100 a 200 mcg diariamente.

Los dos tipos generales de complementos de selenio están disponibles a los consumidores como formas orgánicas e inorgánicas. Estos términos tienen un significado muy específico y no tienen nada que ver con los alimentos "orgánicos". En la Química, orgánico significa la estructura química de una substancia que incluye el carbono. Los químicos inorgánicos no tienen átomos de carbono.

La forma inorgánica del selenio, el selenito, es esencialmente átomos de selenio vinculados al oxígeno. Una investigación sugiere que el selenito es más difícil de absorber por el cuerpo que las formas orgánicas del selenio, tales como la selenometionina (selenio vinculado a la metionina, un aminoácido esencial) o levadura alta en selenio (la cual contiene seleniometionina). 13,14 Sin embargo, otra investigación tanto en animales como en seres humanos sugiere que los complementos de selenito son casi tan buenos como las formas orgánicas del selenio. 15,16 Estos resultados contradictorios sugieren que algunas diferencias en la absorción, si éstas existen enteramente, son relativamente menores.

Usos Terapéuticos

Evidencia preliminar indica que el selenio complementario puede ayudar a prevenir el cáncer . 17 - 22

El selenio es requerido para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. 24 Basado en esto, el selenio ha sido sugerido como un tratamiento para las personas con VIH . Sin embargo, los estudios hechos hasta el momento han tenido resultados contradictorios. 25 - 32 Alguna otra evidencia sugiere que la deficiencia de selenio puede incrementar la tendencia a infectarse en mujeres con VIH. 33

Los bajos niveles de selenio han sido asociados con un incremento en la probabilidad de desarrollar ciertas clases de artritis reumatoide . 34 Sin embargo, los complementos de selenio no parecen ayudar a la artritis reumatoide una vez que ésta se ha desarrollado. 35,36,44,45

La evidencia actual en relación al uso del selenio para la prevención de la enfermedad cardiaca es más negativa que positiva. 48 - 53

Un ensayo preliminar doble ciego sugiere que los complementos de selenio pueden mejorar la fertilidad en los hombres que tienen deficiencia de selenio. 54 Evidencia débil sugiere que el selenio podría ser útil para la neuropatía diabética . 23

El selenio también ha sido recomendado para muchos otros padecimientos, incluyendo acné , ansiedad , asma , cataratas , displasia cervical , fibromialgia , gota , esclerosis múltiple , osteoartritis , psoriasis y úlceras , pero no existe evidencia real todavía de que éste sea realmente útil.

¿Cuál es la Evidencia Científica para el Selenio?

Prevención del Cáncer

Prometedora, pero aún preliminar, la evidencia sugiere que los complementos de selenio pueden ayudar a prevenir el cáncer.

La evidencia de estudios observacionales indica que una baja ingesta de selenio está ligada a una disminución en el riesgo de cáncer. 39,40 Sin embargo, tales estudios son notoriamente poco confiables como pautas para una terapia. Sólo los ensayos de doble ciego pueden verdaderamente determinar si los complementos de selenio pueden ayudar a prevenir el cáncer. (Para información sobre por qué esto es así, vea ¿Por Qué Las Terapias Complementarias Dependen de los Estudios Doble Ciego? )

El estudio doble ciego más importante acerca del selenio y el cáncer fue conducido por investigadores en la University of Arizona Cancer Center. 37 En este ensayo, el cual empezó en 1983, 1,312 personas fueron divididas en dos grupos. Un grupo recibió 200 mcg de selenio basado en levadura diariamente; el otro recibió un placebo. Los participantes no eran deficientes en selenio, aunque sus niveles de selenio cayeron hacia el fondo del rango normal. Los investigadores estaban tratando de determinar si el selenio podría bajar la incidencia del cáncer de la piel.

Tal como pasó, no fueron vistos beneficios para el cáncer de piel. Sin embargo, los investigadores vieron una dramática disminución en la incidencia de varios tipos de cáncer en el grupo del selenio. Por razones éticas, los investigadores se sintieron obligados a detener el estudio luego de varios años y permitir que todos los participantes tomaran selenio.

Cuando todos los resultados fueron tabulados, llegó a ser claro que el grupo tratado con selenio desarrolló casi un 66% menos de cáncer de próstata, un 50% menos de cáncer colorrectal y casi un 40% menos de cáncer pulmonares al compararlo con el grupo del placebo. (Todos estos resultados fueron estadísticamente significativos.) Los sujetos tratados con selenio también experimentaron una reducción estadísticamente significativa (17%) en la mortalidad general, una reducción mayor al 50% en muertes por cáncer pulmonar y cerca de un 50% de reducción en muertes totales por cáncer. Una mirada cercana posterior a los datos mostró que sólo los participantes del estudio que comenzaban a estar relativamente deficientes en selenio experimentaron protección contra el cáncer pulmonar; las personas con niveles de selenio promedio o por encima de éste no fueron beneficiadas. 55 todavía no ha sido reportado si esta limitación del beneficio para los participantes con bajo selenio fue cierta también para las otras formas de cáncer.

Mientras que esta evidencia es muy promisoria, ésta tiene un defecto menor. Las leyes estadísticas nos dicen que cuando los investigadores empiezan a desviarse de la pregunta para la cual su investigación fue diseñada para responder, los resultados no pueden ser de confianza. Actualmente, otros estudios están en proceso en un intento de validar los hallazgos accidentalmente descubiertos en este ensayo.

Otra evidencia para los posibles beneficios anticáncer del selenio proviene de estudios chinos a gran escala que muestran que dar complementos de selenio a personas que viven en áreas deficientes de selenio reduce la incidencia de cáncer. 38 Además, los ensayos con animales han encontrado beneficios anticáncer. 41,42

Cuestiones de Seguridad

El U.S. Institute of Medicine emite unas pautas para el total máximo de ingesta diaria de varios nutrientes, basado en estimaciones de los que debería ser seguro para prácticamente todos los individuos saludables. Estos niveles superiores tolerables (ULs por sus siglas en inglés) son, de esta manera, pautas conservadoras. Para el selenio, éstas han sido establecidas como sigue: 43

  • Bebés de 0 a 6 meses, 45 mcg De 7 a 12 meses, 60 mcg
  • Niños de 1 a 3 años, 90 mcg De 4 a 8 años, 150 mcg De 9 a 13 años, 280 mcg
  • Hombres y mujeres de 14 años y mayores, 400 mcg
  • Mujeres embarazadas o amamantando, 400 mcg

Note que estas dosis aplican a una ingesta alimenticia combinada y complementaria de selenio; cuando decida cuánto selenio es seguro para tomar, tenga en mente que la mayoría de los adultos ya reciben cerca de 100 mcg de selenio en la alimentación diaria.

Las dosis máximas seguras de selenio para los individuos con enfermedad severa hepática o renal no han sido establecidas. El consumo excesivo de selenio, empezando con cerca de 900 mcg diarios, puede causar toxicidad de selenio. 46 Las señales incluyen depresión, nerviosismo, inestabilidad emocional, náusea, vómito y en algunos casos pérdida de cabello y de las uñas de los dedos.

Interacciones de las que Debe Estar Consciente

Si usted está tomando medicamentos que reducen la acidez estomacal, tales como H 2 bloqueadores o inhibidores de la bomba de protones , puede necesitar selenio extra.

Revision Information

  • 1

    Gallegos A, Berggren M, Gasdaska JR, et al. Mechanisms of the regulation of thioredoxin reductase activity in cancer cells by the chemopreventive agent selenium. Cancer Res . 1997;57:4965 - 4970.

  • 2

    Harrison PR, Lanfear J, Wu L, et al. Chemopreventive and growth inhibitory effects of selenium. Biomed Environ Sci . 1997;10:235 - 245.

  • 3

    Tolonen M. Finnish studies on antioxidants with special reference to cancer, cardiovascular diseases and aging. Int Clin Nutr Rev . 1989;9:68 - 75.

  • 4

    Neve J, Vertongen F, Capel P. Selenium supplementation in healthy Belgian adults: response in platelet glutathione peroxidase activity and other blood indices. Am J Clin Nutr. 1988;48:139 - 143.

  • 5

    Thomson CD, Robinson MF. The changing selenium status of New Zealand residents. Eur J Clin Nutr. 1996;50:107 - 114.

  • 6

    Duffield AJ, Thomson CD, Hill KE, et al. An estimation of selenium requirements for New Zealanders. Am J Clin Nutr. 1999;70:896 - 903.

  • 7

    Swanson CA, Longnecker MP, Veillon C, et al. Selenium intake, age, gender, and smoking in relation to indices of selenium status of adults residing in a seleniferous area. Am J Clin Nutr. 1990;52:858 - 862.

  • 8

    Levander OA. Scientific rationale for the 1989 recommended dietary allowance for selenium. J Am Diet Assoc. 1991;91:1572 - 1576.

  • 9

    Pennington JA, Wilson DB, Newell RF, et al. Selected minerals in foods surveys, 1974 to 1981/82. J Am Diet Assoc. 1984;84:771 - 780.

  • 10

    Pennington JA, Young BE, Wilson DB. Nutritional elements in U.S. diets: results from the Total Diet Study, 1982 to 1986. J Am Diet Assoc. 1989;89:659 - 664.

  • 11

    Thompson JN, Erdody P, Smith DC. Selenium content of food consumed by Canadians. J Nutr. 1975;105:274 - 277.

  • 12

    Sturniolo GC, Montino MC, Rossetto L, et al. Inhibition of gastric acid secretion reduces zinc absorption in man. J Am Coll Nutr. 1991;10:372 - 375.

  • 13

    Stewart MS, Spalholz JE, Neldner KH, et al. Selenium compounds have disparate abilities to impose oxidative stress and induce apoptosis. Free Radical Biol Med . 1999;26:42 - 48.

  • 14

    Shiobara Y, Yoshida T, Suzuki KT. Effects of dietary selenium species on Se concentrations in hair, blood, and urine. Toxicol Appl Pharmacol . 1998;152:309 - 314.

  • 15

    Wen HY, Davis RL, Shi B, et al. Bioavailability of selenium from veal, chicken, beef, lamb, flounder, tuna, selenomethionine, and sodium selenite assessed in selenium-deficient rats. Biol Trace Elem Res . 1997;58:43 - 53.

  • 16

    Neve J. Human selenium supplementation as assessed by changes in blood selenium concentration and glutathione peroxidase activity. J Trace Elem Med Biol . 1995;9:65 - 73.

  • 17

    Clark LC, Combs GF Jr, Turnbull BW, et al. Effects of selenium supplementation for cancer prevention in patients with carcinoma of the skin. A randomized controlled trial. Nutritional Prevention of Cancer Study Group. JAMA . 1996;276:1957 - 1963.

  • 18

    Yu SY, Zhu YJ, Li WG. Protective role of selenium against hepatitis B virus and primary liver cancer in Qidong. Biol Trace Elem Res . 1997;56:117 - 124.

  • 19

    National Research Council, Diet and Health. Implications for Reducing Chronic Disease Risk . Washington, DC: National Academy Press; 1989:376 - 379.

  • 20

    Hocman G. Chemoprevention of cancer: Selenium. Int J Biochem . 1988;20:123 - 132.

  • 21

    Tanaka T, Makita H, Kawabata K, et al. 1,4-phenylenebis(methylene)selenocyanate exerts exceptional chemopreventive activity in rat tongue carcinogenesis. Cancer Res . 1997;57:3644 - 3648.

  • 22

    Yan L, Yee JA, McGuire MH, et al. Effect of dietary supplementation of selenite on pulmonary metastasis of melanoma cells in mice. Nutr Cancer . 1997;28:165 - 169.

  • 23

    Kahler W, Kuklinski B, Ruhlmann C, et al. Diabetes mellitus - a free radical-associated disease. Results of adjuvant antioxidant supplementation [in German; English abstract]. Z Gesamte Inn Med. 1993;48:223 - 232.

  • 24

    Schrauzer GN, Sacher J. Selenium in the maintenance and therapy of HIV-infected patients. Chem Biol Interact. 1994;91:199 - 205.

  • 25

    Constans J, Pellegrin JL, Sergeant C, et al. Serum selenium predicts outcome in HIV infection. [letter]. J Acquir Immune Defic Syndr HumRetrovirol . 1995;10:392.

  • 26

    Baum MK, Shor-Posner G, Lai S, et al. High risk of HIV-related mortality is associated with selenium deficiency. J Acquir Immune DeficSyndrHum Retrovirol. 1997;15:370 - 374.

  • 27

    Campa A, Shor-Posner G, Indacochea F, et al. Mortality risk in selenium-deficient HIV-positive children. J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol . 1999;20:508 - 513.

  • 28

    Olmsted L, Schrauzer GN, Flores-Arce M, et al. Selenium supplementation of symptomatic human immunodeficiency virus infected patients. Biol TraceElem Res . 1989;20:59 - 65.

  • 29

    Constans J, Delmas-Beauvieux MC, Sergeant C, et al. One-year antioxidant supplementation with beta-carotene or selenium for patients infected with human immunodeficiency virus: a pilot study [letters]. Clin Infect Dis . 1996;23:654 - 656.

  • 30

    Look MP, Rockstroh JK, Rao GS, et al. Sodium selenite and N-acetylcysteine in antiretroviral-naive HIV-1-infected patients: a randomized, controlled pilot study . Eur J Clin Invest . 1998;28:389 - 397.

  • 31

    Zazzo JF, Chalas J, Lafont A, et al. Is nonobstructive cardiomyopathy in AIDS a selenium deficiency-related disease?[letter]. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 1988;12:537 - 538.

  • 32

    Dworkin BM. Selenium deficiency in HIV infection and the acquired immunodeficiency syndrome (AIDS). Chem Biol Interact. 1994;91:181 - 186.

  • 33

    Baeten JM, Mostad SB, Hughes MP, et al. Selenium deficiency is associated with shedding of HIV-1 - infected cells in the female genital tract. J Acquir Immune Defic Syndr . 2001;26:360 - 364.

  • 34

    Knekt P, Heliovaara M, Aho K, et al. Serum selenium, serum alpha-tocopherol, and the risk of rheumatoid arthritis [abstract]. Epidemiology. 2000;11:402 - 405.

  • 35

    Tarp U. Selenium in rheumatoid arthritis. A review. Analyst . 1995;120:877 - 881.

  • 36

    Peretz A, Siderova V, Neve J. Selenium supplementation in rheumatoid arthritis investigated in a double blind, placebo-controlled trial. Scand J Rheumatol. 2001;30:208 - 212.

  • 37

    Clark LC, Combs GF Jr, Turnbull BW, et al. Effects of selenium supplementation for cancer prevention in patients with carcinoma of the skin. A randomized controlled trial. Nutritional Prevention of Cancer Study Group. JAMA . 1996;276:1957 - 1963.

  • 38

    Yu SY, Zhu YJ, Li WG. Protective role of selenium against hepatitis B virus and primary liver cancer in Qidong. Biol Trace Elem Res . 1997;56:117 - 124.

  • 39

    National Research Council, Diet and Health. Implications for Reducing Chronic Disease Risk . Washington, DC: National Academy Press; 1989:376 - 379.

  • 40

    Hocman G. Chemoprevention of cancer: Selenium. Int J Biochem . 1988;20:123 - 132.

  • 41

    Tanaka T, Makita H, Kawabata K, et al. 1,4-phenylenebis(methylene)selenocyanate exerts exceptional chemopreventive activity in rat tongue carcinogenesis. Cancer Res . 1997;57:3644 - 3648.

  • 42

    Yan L, Yee JA, McGuire MH, et al. Effect of dietary supplementation of selenite on pulmonary metastasis of melanoma cells in mice. Nutr Cancer . 1997;28:165 - 169.

  • 43

    Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids (2000). Available at www.nap.edu. Accessed October 4, 2001.

  • 44

    Petersson I, Majberger E, Palm S, et al. Treatment of rheumatoid arthritis with selenium and vitamin E [abstract]. Scand J Rheumatol . 1991;20:218.

  • 45

    Jantti J, Vapaatalo H, Seppala E, et al. Treatment of rheumatoid arthritis with fish oil, selenium, vitamins A and E, and placebo [abstract]. Scand J Rheumatol . 1991;20:225.

  • 46

    Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. National Academy Press, Wash. D.C., 2000.

  • 47

    Rannem T, Ladefoged K, Hylander E, Hegnhoj J, Staun M. Selenium depletion in patients with gastrointestinal diseases: Are there any predictive factors? Scand J Gastroenterol. 1998;33:1057-1061.

  • 48

    Kardinaal AF, Kok FJ, Kohlmeier L, et al. Association between toenail selenium and risk of acute myocardial infarction in European men. The EURAMIC Study. European Antioxidant Myocardial Infarction and Breast Cancer. Am J Epidemiol. 1997;145:373-379.

  • 49

    Korpela H, Kumpulainen J, Jussila E, et al. Effect of selenium supplementation after acute myocardial infarction. Res Commun Chem Pathol Pharmacol. 1989;65(2):249-252.

  • 50

    Lapenna D, de Gioia S, Ciofani G, Mezzetti A, Ucchino S, Calafiore AM, Napolitano AM, Di Ilio C, Cuccurulo F. Glutathione-related antioxidant defenses in human atherosclerotic plaques. Circulation. 1998;97:1930-1934.

  • 51

    Neve J. Selenium as a risk factor for cardiovascular diseases. J Cardiovasc Risk. 1996;3:42-47.

  • 52

    Salvini S, Hennekens CH, Morris JS, et al. Plasma levels of the antioxidant selenium and risk of myocardial infarction among U.S. physicians. Am J Cardiol. 1995;76:1218-21.

  • 53

    Trankmann P, Thiele R, Winnefeld K, et al. Effect of administration of selenium and vitamin E on heart failure and ventricular arrhythmias in patients with acute myocardial infarct. Med Klin. 1999;94 Suppl 3:78-80.

  • 54

    Scott R , MacPherson A, Yates RWS, et al. The effect of oral selenium supplementation on human sperm motility. Br J Urol. 1998;82:76 - 80.

  • 55

    Reid ME, Duffield-Lillico AJ, Garland L, et al. Selenium supplementation and lung cancer incidence: an update of the nutritional prevention of cancer trial. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev . 2002;11:1285 - 1291.